Clínica Dental especialista en Endodoncias en Barcelona

La endodoncia o tratamiento de conductos, también conocido como ‘matar el nervio’ es un tratamiento conservador que se realiza cuando una pieza tiene una caries tan grande que afecta a los nervios del diente.

Es un tratamiento muy común y prácticamente indoloro. Los síntomas que sugieren la necesidad de un tratamiento de conductos son:

– Dolor y sensibilidad espontánea
– Sensibilidad al frío y al calor
– Dolor a la masticación

 

Es posible que también se deba proceder a hacer una endodoncia tras sufrir un traumatismo en el diente que haga que este se fracture o pierda su vitalidad.

Pedir cita Online

Antes de hacer la endodoncia el doctor valorará mediante radiografías y pruebas de vitalidad la necesidad de hacer o no el tratamiento.

 

Si el diente está infectado, tiene un absceso o una gran caries,  el dentista comienza con la desinfección de los conductos radiculares con fármacos y eliminando el nervio.

 

Normalmente se requieren dos visitas para terminar la endodoncia, en la primera el dentista hace la apertura cameral, elimina la caries causante del dolor y localiza el o los nervios. Una vez localizados va pasando unas limas e irrigando los conductos para limpiar y desinfectar el tejido muerto. Se realiza una limpieza tanto mecánica como química.

Cuando los conductos ya están limpios se procede a obturarlos con gutaperchas (unos conos radiopacos de un material derivado del caucho).

Finalmente la pieza queda tapada con un material provisional para que no se infecte y se controla durante unos días para comprobar que no da molestias.

En una semana aproximadamente se podrá proceder a hacer la reconstrucción con un material definitivo o a preparar la pieza para que pueda llevar una corona en caso de que se haya debilitado.

 

En el caso de que el diente presente infección es posible que se deba colocar un medicamente y el procedimiento pueda alargarse. Será el dentista quien determine las visitas que necesitará para terminar el tratamiento.

 

Tanto como para el diagnóstico como durante todo el procedimiento el doctor irá haciendo radiografías para valorar el estado del diente.

 

La endodoncia es un tratamiento conservador ya que al realizarlo evitamos la extracción de la pieza y alargamos la vida de nuestro diente.

Para realizar una buena endodoncia es necesario precisar de tecnología vanguardista que nos permitirá agilizar el proceso y ser más precisos. Es por esto que para realizar las endodoncias utilizamos instrumentación rotatoria, equipos de radiología intrabucales y cámaras intraorales.