La sensibilidad dental es más común de lo que crees. Es un dolor de dientes transitorio que aparece por diferentes causas.

Para explicar por qué aparece tenemos que saber que el diente está formado por varias capas:

  • Esmalte
  • Dentina
  • Pulpa y nervios

El esmalte es la capa más superficial y que vemos a simple vista. Cuando el esmalte se daña o se desgasta por motivos varios como pueden ser la caries o el rechinamiento de los dientes la dentina, que es la capa interna, queda desprotegida y al estar conectada con los nervios manda estímulos negativos y dolorosos.

La sensibilidad puede aparecer por varias causas:

  • Caries: un pequeño agujero en el esmalte puede ir creciendo hasta llegar a la dentina y provocar dolor y sensibilidad.
  • Un cepillado incorrecto usando una técnica no adecuada puede ayudar a provocar abrasión del esmalte y con ello sensibilidad.
  • Un abuso de ácidos: Los ácidos van erosionando el esmalte. Evita las bebidas carbonatas o los cítricos en exceso. Los problemas estomacales o las enfermedades como la anorexia favorecen la producción de ácidos y con ello la sensibilidad.
  • Periodontitis: la perdida de los diferentes tejidos que envuelven al diente pueden hacer que este quede desprotegido y más sensible.
  • Fuerza excesiva al masticar o por hábitos de bruxismo ayudan a que los dientes se desgasten y descascarillen dejando en ocasiones la dentina expuesta.
  • Malposición dental: si algún diente se ve sobrecargado por una mala mordida puede desgastarse con el tiempo y este desgaste puede conducirnos a sufrir sensibilidad.

¿Cómo solucionar el problema?

Para ponerle fin a la sensibilidad debemos saber cuál es el origen. En ocasiones con hacer un empaste o reconstrucción será suficiente para frenarlo.

Si la sensibilidad está causada por un acumulo de ácidos la solución para por cambiar un poco nuestra dieta y evitar según qué productos o consultar a un estomatólogo para descartar problemas gástricos.

Si aparece por culpa de sobrecargas debido a mal posición dental debemos corregir nuestra oclusión. Sistemas como Invisalign ayudan a alinear nuestros dientes de manera rápida y efectiva sin tener que usar brackets.

En caso de que la periodontitis sea la culpable debemos poner remedio realizando tratamientos de encías para evitar que se acumulen las bacterias y que no perdamos tejidos.

Si sufres de sensibilidad te recomendamos que te visites en la Clínica Noguer, tu clínica dental de confianza en Barcelona.