Uno de los tratamientos más habituales que realizamos en la consulta es la reconstrucción o obturación de caries.

El proceso es bastante sencillo y se suele hacer bajo los efectos de anestesia local, a no ser que la caries a tratar sea bastante superficial.

Existen diferentes tipos de caries y aunque a simple vista una caries parece pequeña puede en realidad cavitar bastante e incluso llegar a afectar al nervio.

Los pasos a seguir para empastar una caries son los siguientes:

  1. Anestesiar para que no moleste ni el diente ni la encía. Al colocar el dique de plástico que ayuda a aislar el diente de la saliva la encía puede molestar. Utilizamos clamps o matrices para ayudarnos a aíslas y reconstruir el diente dando la forma deseada.

 

  1. Limpiar la caries. Para ello utilizamos instrumental rotatorio (turbina y contraangulo). Aunque el ruido es algo molesto este paso no es doloroso. También utilizamos un instrumento manual llamado cucharilla para acabar de limpiar sin destruir tejido no cariado.

 

  1. Una vez limpia la caries o antes de limpiarla, depende de la ocasión, se aísla utilizando un clip de metal, llamado clamp, y un plástico, llamado dique, para conseguir que la saliva no entorpezca el trabajo.

 

  1. Cuando el diente está aislado pasamos al grabado. Utilizamos un ácido grabador para que el tejido a rellenar esté rugoso y la adherencia del material de obturación se quede bien adherido. El ácido grabador suele ser de color azul o verde y tiene un sabor desagradable, parecido al vinagre. Una vez el ácido ha actuado (tras unos 15-20 segundo) lo retiramos con agua.

 

  1. Tras haber grabado el diente aplicamos un adhesivo para que el material de reconstrucción se pegue. Una vez aplicado se tira aire para evaporar los solventes y se fotocura, es decir, se activa con una luz de fotopolimerizar durante 20 segundos.

 

  1. Ya podemos proceder a reconstruir. ¿Qué materiales se usan para empastar una caries? Se suele usar composite, una resina del mismo color del diente que se endurece con luz. A veces antes del composite aplicamos un composite fluido llamado flow que ayuda a rellenar los huecos más inaccesibles. Además del composite fotocurado existen otros tipos de composite llamados autopolimerizables que secan sin necesidad de luz. El material de obturación es de elección de cada dentista. Aplicamos varias capas de composite y vamos secando poco a poco asegurándonos que el material queda duro y que el diente está completamente seco.

 

  1. Una vez reconstruido pasamos a pulirlo y a comprobar la oclusión, es decir, que el diente tenga la altura correcta y que al cerrar la boca no choque antes o quede más alto que los otros dientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario