La periodontitis es una enfermedad que, a largo plazo, causa la pérdida del periodonto (estructuras que soportan los dientes) debido a la acumulación de bacterias, se conoce comúnmente como piorrea. Normalmente la periodontitis empieza con una gingivitis o inflamación de encías sin tratar.

Es imprescindible que en cuanto nos duelan las encías o las tengamos más sonrojadas de lo normal, y cuando nos sangren tanto espontáneamente como cuando nos cepillamos los dientes vayamos al dentista a que nos aconseje que hacer para detenerlo.

A veces con una mejora en las técnicas de higiene rutinaria es suficiente ya que la gingivitis puede haber aparecido de manera puntual por una bajada de defensas, una etapa de nervios o una lesión al comer.

Sin embargo, existe la posibilidad de que la gingivitis derive a una periodontitis y tengamos que someternos a algún tratamiento odontológico para frenarlo.

El tratamiento más frecuente en pacientes con periodontitis es el mantenimiento dental o curetaje. El tratamiento consiste en una higiene profunda y que habitualmente se realiza bajo los efectos de la anestesia y que se basa en la eliminación de la placa y sarro subgingival.

Es un tratamiento realizado en clínica dental y que, por lo general, se hace en varias visitas. Puede consultar nuestros tratamientos de periodoncia.

¿Sabías que una periodontitis sin tratar puede empeorar nuestro estado de salud?

Es imprescindible que además de hacer los tratamientos odontológicos correspondientes controlemos los niveles de placa bacteriana que tenemos en la cavidad oral. Para ello debemos seguir unas pautas:

  1. Lavarnos los dientes después de cada comida: Es imprescindible para reducir los niveles de placa y bacterias en nuestra boca.
  1. Usar el hilo dental: Pese a que sea pesado usarlo juega un papel fundamental en nuestra higiene bucal ya que elimina los restos de placa que quedan entre nuestros dientes.
  1. Uso de colutorios: En el mercado hay muchos y debemos asesorarnos previamente de cual utilizar según busquemos prevenir alguna patología o luchar contra algo en concreto. Por ejemplo los colutorios con clorhexidina funcionan muy bien para mantener nuestras encías tras un mantenimiento pero no podemos usarlos en el tiempo porque tiñen.
  1. Acudir periódicamente a controles: Ir haciendo revisiones rutinarias nos ayudará a tener estable nuestro problema periodontal y además nuestro dentista podrá valorar si estamos o no perdiendo hueso.
  1. Dejar el tabaco: Los fumadores tienen más posibilidades de sufrir periodontitis. Dejar el tabaco nos ayudará a disminuir la acumulación de bacterias.