Las muelas del juicio suelen salir entre los 18 y los 20 años de edad y ocupan la posición de terceros molares. En ocasiones nunca llegan a salir o no salen todas pero cabe la posibilidad de tener hasta cuatro muelas del juicio.

Según la Asociación Dental Americana es recomendable hacer revisiones entre los 16 y los 19 para evaluar la posición de los terceros molares.

Su aparición, algunas veces, no genera ningún dolor ni molestias y la  persona no se entera ni de que han erupcionado pero, por lo general, las muelas del juicio causan dolor y molestias y en la mayoría de los casos o no tienen espacio o salen torcidas, sin embargo las muelas del juicio no son culpables del apiñamiento dental como cree la mayoría de la gente.

Cuando su posición es totalmente inclinada e incluso horizontal se les llama muelas impactadas o retenidas en el hueso.

La malposición de estás piezas puede causar infecciones y quistes y dañar las piezas sanas del lado, es por esto que en ocasiones lo más oportuno es sacarlas.

Anticiparse a las molestias es la clave. Las revisiones periódicas nos ayudaran a controlar la posición de las muelas del juicio y si se mueven. ¿Cuándo deben extraerse las muelas del juicio?

En caso de que aparezcan molestias o dolor que irradia de la muela del juicio, lo conveniente es sacarla. En el caso de las muelas del juicio torcidas o rotas es posible que necesitemos realizar una radiogafía en 3 dimensiones o TAC para valorar la posición respecto al nervio.

Para extraerlas se realizará una pequeña incisión en la encía y se sacará entera o se seccionará en trozos más pequeños para facilitar la extracción y no dañar el hueso.

Ni el procedimiento ni el post-operatorio son dolorosos. Tras la intervención la zona se puede hinchar y pueden aparecer molestias que desaparecen en un par de días con la ayuda de antiimflamatorios.

Las muelas del juicio suelen salir entre los 18 y los 20 años de edad y ocupan la posición de terceros molares. En ocasiones nunca llegan a salir o no salen todas pero cabe la posibilidad de tener hasta cuatro muelas del juicio.

Según la Asociación Dental Americana es recomendable hacer revisiones entre los 16 y los 19 para evaluar la posición de los terceros molares.

Su aparición, algunas veces, no genera ningún dolor ni molestias y la  persona no se entera ni de que han erupcionado pero, por lo general, las muelas del juicio causan dolor y molestias y en la mayoría de los casos o no tienen espacio o salen torcidas, sin embargo las muelas del juicio no son culpables del apiñamiento dental como cree la mayoría de la gente.

Cuando su posición es totalmente inclinada e incluso horizontal se les llama muelas impactadas o retenidas en el hueso.

La malposición de estás piezas puede causar infecciones y quistes y dañar las piezas sanas del lado, es por esto que en ocasiones lo más oportuno es sacarlas.

Anticiparse a las molestias es la clave. Las revisiones periódicas nos ayudaran a controlar la posición de las muelas del juicio y si se mueven.

En caso de que aparezcan molestias o dolor que irradia de la muela del juicio, lo conveniente es sacarla. En el caso de las muelas del juicio torcidas o rotas es posible que necesitemos realizar una radiogafía en 3 dimensiones o TAC para valorar la posición respecto al nervio.

Para extraerlas se realizará una pequeña incisión en la encía y se sacará entera o se seccionará en trozos más pequeños para facilitar la extracción y no dañar el hueso.

Ni el procedimiento ni el post-operatorio son dolorosos. Tras la intervención la zona se puede hinchar y pueden aparecer molestias que desaparecen en un par de días con la ayuda de antiimflamatorios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario