Como ya hemos dicho en otras ocasiones los implantes son el mejor método para reponer piezas: son cómodos para el paciente, fáciles de colocar y funcionan a la perfección. Sin embargo su falta de cuidado puede generar problemas que pueden llevar con el tiempo al fracaso de los mismos.

Al fin y al cabo un implante hace la misma función de un diente y se ve afectado por los mismos problemas. Es cierto que una pieza sobre implante no puede hacer caries y su nervio no se puede ver afectado pero si puede sufrir problemas de gingivitis y periodontitis, en este caso periimplantitis.

¿Qué tipos de Implantes dentales existen?

Si no mantenemos una higiene adecuada el tejido gingival que envuelve el implante puede sufrir e inflamarse. Es por ello que debemos seguir siempre unas pautas:

  1. Higiene óptima: Es muy importante mantener el implante limpio, igual que el resto de la boca. Para ello es imprescindible lavarse los dientes tras cada comida y usar el hilo dental o los cepillos interproximales para evitar que se quede comida alrededor del implante.
  2. Realizar revisiones periódicas: Se deben hacer controles para ver que todo está bien. Lo ideal es hacer revisiones anuales, sin embargo si el dentista lo indica se deben hacer de manera más frecuente.
  3. No hacer un mal huso del implante: Evitar abrir cosas con la boca, cortar hilos, morderse las uñas… Los malos hábitos pueden perjudicar a los implantes.
  4. Evitar el tabaco y las drogas: El tabaco es perjudicial para la boca en general. No solo porque tiñe los dientes sino también por la cantidad de bacterias nuevas que aporta. Sería ideal que si llevas implantes te plantees dejarlo.

En caso de que el implante sangre, supure pus, se mueva o duela es imprescindible acudir a revisión. La movilidad puede ser solo de la corona y el dentista la puede apretar. Si afecta al implante puede ser porque padezca periimplantitis.

La periimplantitis es una inflamación de los tejidos que envuelven el implante y que puede desencadenar a la perdida de hueso y la movilidad del implante.

Los principales causantes de la periimplantitis son:

  • Higiene deficiente
  • Mala osteointegración por mala calidad ósea
  • Hábitos nocivos como el tabaco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario