Es una técnica periodontal que consiste en abrir una ventana en la encía y levantarla para poder limpiar. Es mínimamente invasiva, se realiza bajo anestesia local y no suele dar dolor o molestias. Al finalizar el tratamiento el odontólogo coloca la encía de nuevo en su posición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario