La caries es una de las patologías más comunes que se tratan en la clínica dental. Los niños y los adolescentes son los que las sufren más comúnmente, sin embargo afectan también a adultos.

Una caries dental sin tratar puede causar molestias y dolores e incluso, en condiciones avanzadas, puede llevar a la pérdida de un diente.

Los síntomas que nos alertan si tenemos una caries dentales son los siguientes:

  • Dolor: Es un síntoma claro de que algo no va bien, tanto si tenemos o no una caries dental es imprescindible acudir al dentista a valorar el problema a buscar las causas de este daño y a poner una solución cuanto antes. Normalmente si una caries duele es porque está cerca del nervio y probablemente deberemos someternos a un tratamiento de endodoncia o ‘matar el nervio’.
  • Cambio de color: Es habitual que cualquier mancha o punto negro encima de los dientes pueda confundirse con una caries, no obstante no todas las manchas son caries, la mayoría son tinciones. Sin embargo tenemos que prestar atención a los dientes que pierden luz o se vuelven más amarillos, puede ser porque el diente se haya necrosado, es decir, haya perdido vitalidad debido a un traumatismo, por ejemplo.
  • Mal aliento: Las caries se forman por culpa de la acumulación de comida que se convierte en placa. Las bacterias generan mal olor y mal sabor. Si notas mal aliento visita al dentista.
  • Piezas rotas: Las caries más frecuentes son las que aparecen entre piezas. Es posible que se haga un pequeño agujero lateral y al comer algo se rompa un trozo de diente. No es la comida lo que rompe nuestros dientes si no que una parte de diente se viene abajo como si de un edificio con malos cimientos se tratara. Es muy importante utilizar el hilo dental para evitar la aparición de caries entre piezas.
  • Flemones o infecciones: Los flemones o abscesos suelen aparecer cuando la caries afecta al nervio. Es importante acudir al dentista en cuanto notemos que tenemos un flemón o un punto de pus. Las infecciones dentales son muy peligrosas ya que la boca es la entrada a nuestro cuerpo. Una infección bucal sin solucionar puede derivar a problemas mucho más importantes.
  • Pequeños agujeros: Las caries cavitan, es decir hacer un pequeño agujero en el esmalte que, si no se reconstruye, avanza hacía la dentina que es un tejido más sensible y que nos dará dolor. Si notamos un agujero por pequeño que sea es importante comunicarlo a nuestro dentista. Es mejor prevenir que curar.

Te puede interesar: ¿Qué hago si tengo una caries?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario